Los líderes pasan, pero los efectos nutritivos o tóxicos de su gestión permanecerán vigentes en el tiempo, para bien o para mal. Miguel A. Terán

Reconocer y valorar a un líder solo por sus resultados, especialmente a corto plazo, es un absoluto gesto de miopía, que demuestra incapacidad para enfocar los resultados e impacto de esa gestión en el mediano y largo plazo. Muchas decisiones y acciones “exitosas” en el presente pueden tener pésimas consecuencias en el tiempo; por ello, un auténtico líder debe comprender el impacto futuro de sus decisiones y acciones.logo-lider-voice

No se trata tampoco de solo evaluar y aplaudir sus logros, ni visualizarlos en el tiempo, sino que también es vital entender y comprender la forma en que éstos fueron alcanzados. Erróneamente algunos afirman que, si el fin es “lícito o válido”, los medios para alcanzarlo también se transforman en “lícitos o válidos”. Es importante aclarar que las pautas morales deben estar más allá de la normativa u orden jurídico, porque tienen que ver con el respeto por lo humano, no solo relacionadas con penalizar o castigar por incumplir o violar una ley o normativa.

“El fin Justifica los medios” es la frase atribuida al filósofo político italiano Nicolás Maquiavelo, aunque -según una nota de Wikipedia- la frase la escribió Napoleón Bonaparte en la última página de su ejemplar del libro “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo. El Premio Nobel de Fisiología o Medicina (1912) el investigador y científico francés Alexis Carrel, expresaba que “El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe”.

Pero, la pregunta, a responder es ¿Qué hace a un fin lícito o válido? Sin duda, que esa licitud o validez dependerá de muchos factores que el líder debe tomar en consideración. El diccionario de la Lengua Española define la palabra lícito como algo “Que está permitido por la ley o es conforme a la moral”, personalmente considero que debe ser “Permitido por la ley y conforme a la moral”, deben ser incluyentes, ley y moral, no una de las dos. Porque, la ley y la moral, para que una sociedad tenga un progreso y desarrollo sustentable y sostenible en el tiempo, requieren transitar juntas.

Los valores deben ser guía u orientación primordial y básica para nuestros pensamientos, decisiones y acciones. Expresaba el político y ex presidente de la República Checa Václav Havel, que las leyes, ni un gobierno democrático, ni la economía de mercado funcionarán si no se establecen unos valores y unas obligaciones morales que sean compartidos, respetados y vividos por todos los integrantes de la sociedad.

Un auténtico líder es aquel que reconoce que su gestión debe garantizar los mejores resultados a corto, mediano y largo plazo, contribuyendo al balance, equilibrio y armonía de los diferentes actores y factores involucrados, sin producir fracturas en la estructura moral. Porque el tiempo nos hará reconocer que no fue válido sacrificar los resultados a largo plazo por logros a corto plazo. Aunque la escasa visión, oportunismo, intereses e irresponsabilidad de muchos líderes y seguidores los ha llevado a tomar y aprobar decisiones en el hoy, muy costosas para el mañana.

La historia nos recuerda que alcanzar logros poniendo en riesgo sanos principios y valores no ha sido una sana decisión. Un líder no debe ser promotor del deterioro de los valores en los cuales se sustenta la cultura de una institución, organización, comunidad o sociedad. Por lo contrario, el líder debe velar y predicar con el ejemplo en su día-a-día los valores que dan soporte a la cultura, porque de lo contrario, estaría contribuyendo a poner en riesgo y peligro el área que lidera, al romper los principios morales que le dan soporte a su estructura, procesos, interrelaciones y personas .

Tengamos siempre presente que los líderes pasarán, pero los efectos nutritivos o tóxicos de su gestión permanecerán vigentes en el tiempo, porque éstos efectos causarán una ruptura positiva o negativa en la cultura y las generaciones presentes y futuras.

http://www.lidervoice.com (2019)

Publicado por

Miguel A. Terán

Psicólogo especialista en Desarrollo de Organizaciones, Coach Certificado, Diplomado en PNL y Psicología Positiva, Certificado en Gestión de Recursos Humanos. Ha ejercido cargos de gerencia y dirección regional en el área de latino-américa, para importantes empresas (PwC-PricewaterhouseCoopers, GSK-GlaxoSmithKline, Quaker Oats Company, entre otras). Profesor universitario (UCV), Coach Organizacional, Profesional, de Vida y de Negocios, Escritor, Orador, Entrenador e Instructor en Programas de Formación y Desarrollo Ejecutivo, Gerencial y de Liderazgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s