¿Es el líder igual a sus seguidores o sus seguidores iguales al líder? Miguel A. Terán

Ampliando el título de este artículo, podríamos preguntarnos: ¿Será el líder un ejemplo, imagen, reflejo y semejanza de sus seguidores o serán sus seguidores un ejemplo, imagen, reflejo y semejanza de su líder? ¿Quién se parece a quién?

Los líderes llegan, toman o asumen una posición de liderazgo por diferentes vías, contrataciones, promociones, votaciones o elecciones, golpes de estado, particulares circunstancias, etcétera. Y conservan esas posiciones de liderazgo a través de variadas estrategias, por resultados y logros, por votos, por presiones y manipulaciones, por apoyos, etcétera.

La historia de las sociedades, organizaciones e instituciones está llena de variados logo-lider-voiceespecímenes de liderazgo, quienes a través de su gestión han cambiado, para bien o para mal, el perfil de esas sociedades, organizaciones e instituciones. Entonces, podríamos preguntarnos ¿Procrean o engendran las sociedades, organizaciones o instituciones a sus líderes? o ¿Son los líderes quienes cambian y transforman las sociedades, organizaciones e instituciones que lideran?

Sigue leyendo

El líder debe manejar adecuadamente las expectativas de sus seguidores. Miguel A. Terán

Sin lugar a duda que el líder debe ser optimista pero nunca irrealista, debe ser soñador y de pies puestos en la tierra. Pero, sobre todo, el líder debe comprender con clara precisión las necesidades, deseos e intereses de sus seguidores, para canalizarlos y priorizarlos adecuadamente, evitando que falsas expectativas atenten contra los objetivos del proyecto y socaven el compromiso de sus seguidores.

Igualmente, el líder debe conocer todas las variables y las interrelaciones entre éstas, así como los actores involucrados, comprendiendo sus diversos roles y los intereses lidervoice-logocomunes y particulares. Cuando las necesidades han llegado a extremos, los problemas se hacen visibles a simple vista, y el desespero hace que surjan expectativas de encontrar fórmulas mágicas, que resolverán el problema, valga la redundancia, como por arte de magia. Pero definitivamente, los problemas no pueden resolverse de manera instantánea. Los problemas al surgir como resultado de procesos, con toda seguridad, requerirán procesos para revertirse o cambiar, y el insumo básico de un proceso es tiempo. Sigue leyendo

El líder debe reconocer el conflicto real o potencial para resolverlo, ya que al desconocer u ocultar el conflicto solo lo estará incubando. Miguel A. Terán

Una de las habilidades críticas de un auténtico líder es anticipar potenciales conflictos, para evitarlos a tiempo, ahorrando el innecesario desgaste. Un conflicto, generalmente, surge de intereses confrontados o contrapuestos entre dos o más partes. Si el conflicto no se resuelve de una manera racional, consensuada, diplomática y a tiempo, éste tenderá a fortalecerse y consolidarse, mientras las partes involucradas emprenderán acciones de defensa, para protegerse y neutralizar daños, a la vez que iniciarán acciones de ataque para generar perdidas, daños o eliminar a la otra parte.

El líder debe comprender que el conflicto es inherente a la dinámica y condición lidervoice-logohumana y social, ya que múltiples y variadas perspectivas sociales, históricas, culturales y de todo tipo dan cabida al conflicto. Sin embargo, muchos conflictos surgen de equivocadas percepciones e interpretaciones o de deficiencias en procesos de comunicación. Aunque -sin duda- existen conflictos donde están presentes raíces culturales, religiosas, ideológicas y filosóficas profundas, y en los cuales el respeto y apertura mental del líder juega un rol importante para evitar o resolver los conflictos. Sigue leyendo

Es imprescindible considerar la cultura de una sociedad o país para poder comprender su sistema social, económico y político. Miguel A. Terán

Comencemos aclarando que la cultura de una sociedad es mucho más que sus formas de vestir, comidas, lenguaje, arte, música y tradiciones. En realidad, la cultura de una sociedad es uno de los factores protagónicos, condicionantes y determinantes en la forma en que los miembros de esa sociedad sienten, piensan, deciden y actúan.

lidervoice-logoLos valores, creencias y paradigmas individuales de cada miembro, de sus respectivos grupos familiares y de las instituciones que conforman la sociedad están influidas por los valores, creencias y paradigmas de la sociedad en su conjunto. La cultura de una sociedad determina los valores, actitudes y conductas que son aprendidas por los miembros de esa sociedad y transmitidas de generación en generación. Sigue leyendo

Es un riesgo considerar nuestras decisiones y acciones basándonos solo en sus resultados a corto plazo. Miguel A. Terán

Si bien es cierto que el único tiempo seguro y real es el presente, ya que el pasado se fue y el futuro no tiene garantía, muchas decisiones que tomamos en nuestra vida debemos considerarlas por su impacto, costo y beneficio más allá del corto plazo. Todo lo que sembremos eso también recogeremos, es un principio universal, que hace parte hasta de la Biblia.

Es realidad que muchas variables cambian o mutan en el tiempo, por eso el efecto de nuestras decisiones y acciones no siempre está garantizado al 100%, tal cual lo habíamos planificado; pero no hacerlo – o sea no planificar- puede garantizar que ocurran resultados indeseados.

Parece un hecho que lo que hacemos o dejamos de hacer en el corto plazo  determina lo que viviremos en el largo plazo. Muchas de las decisiones que tomamos o dejamos de tomar se van haciendo realidad, para bien o para mal, en algún momento del futuro. No obstante, lo cierto es que una decisión en realidad la tomamos con un si, con un no, con un tal vez y hasta con un silencio. Se dice que “Quien calla otorga”.

Refería Peter F. Drucker, conocido como el Padre de la Gerencia, que “La planificación a largo plazo no es pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes”, razonamiento absolutamente válido en las decisiones de negocios, pero también válido para cualquier decisión de vida. logo-lider-voice

Con frecuencia innumerables “éxitos”, en el corto plazo, se convierten con el paso del tiempo en estruendosos “fracasos”, porque parece que el tiempo es el mejor catador de verdades. Decía el escritor y pensador político francés Barón de Montesquieu que “La verdad en un tiempo es error en otro”.   Por su parte, el escritor mexicano Doménico Cieri Estrada considera el tiempo como un digestivo, porque ayuda a facilitar la digestión de muchos procesos de vida. Sigue leyendo

Desarrollar a seguidores y miembros del equipo es una actividad estratégica clave de un auténtico líder. Miguel A. Terán

Un individuo en posiciones de liderazgo que no gestione la atracción de líderes potenciales y no dedique recursos y esfuerzos dirigidos a desarrollar a sus seguidores y a los integrantes de sus equipos, especialmente a los actuales y nuevos líderes, está condenado a fracasar, a que fracase su proyecto o –cuando menos- estará garantizando que éste solo sea viable mientras él exista o esté al mando.

Es un hecho que las ideas, proyectos y negocios se hacen realidad de la mano de un líder, pero crecerán limitada y temporalmente o estarán condenadas a morir o desaparecer con el líder; la causa o razón -para que ello ocurra- es que ese líder no haya desarrollado nuevos líderes que dieran continuidad y consolidaran el proyecto en el tiempo.

logo-lider-voiceA muchos líderes el ego y el poder los consume de tal manera, que se apropian de todo,  no delegan ni nadie crece a su lado. “Al poder le ocurre como al árbol de nogal, no deja crecer nada bajo su sombra”, afirmó el dramaturgo, poeta y novelista español Antonio Gala.

Sigue leyendo

La ética debe ser asignatura vital en los programas de formación gerencial y de liderazgo. Miguel A. Terán

La utilización de herramientas o técnicas gerenciales y de liderazgo requiere, como toda herramienta o técnica, la necesaria madurez, experiencia y práctica para el efectivo, adecuado y óptimo uso de las mismas. No haber tomado esta precaución ha sido causa por la cual muchas herramientas y técnicas gerenciales y de liderazgo han sido utilizadas inadecuadamente, desvirtuadas en su esencia, haciendo más daño que bienestar. Debemos reconocer que «Un martillo es muy bueno como martillo, pero es pésimo como destornillador».

Muchas novedades y modas en el mundo de la gerencia y del liderazgo, requieren ser logo-lider-voicepuestas en práctica respetando los patrones culturales del lugar donde fueron creadas o desarrolladas.  Muchas, independientemente de ello, no son aplicables a otras culturas porque  bajo otros parámetros culturales se desvirtúan en su esencia.

El tema ético de su uso es parte vital para el efectivo resultado de la herramienta o técnica, no solo en el corto plazo, sino en el mediano y largo plazo. Una herramienta o técnica no es buena ni mala per se o por sí misma, es el adecuado uso de ésta lo que la convierte en positiva o negativa.

Dejar el uso o valoración ética de lo enseñado a criterio del aprendiz, estudiante o participante constituiría una absoluta irresponsabilidad; por tanto, el instituto educativo y sus instructores, deben garantizar que el aprendiz, alumno o participante conozcan los elementos éticos y las eventuales consecuencias e impacto del inadecuado uso de la herramienta o técnica.

Entonces, una herramienta o técnica de liderazgo y gerencia, como cualquier otra, puede ser utilizada adecuada o inadecuadamente, para bien o para mal, dependiendo del criterio ético y moral de quien las maneje, así como de los márgenes de libertad para su uso.  Y es en este punto donde las regulaciones y las normas éticas deben jugar un importante rol de conciencia y control.

No se trata de solo de enseñar o instruir sobre algunos conceptos de ética, lo cual es absolutamente válido, se trata de crear en el aprendiz, alumno o participante claro conocimiento y conciencia acerca de la importancia del adecuado y óptimo uso de la herramienta o técnica. En sociedades cada vez más pragmáticas, en las cuales la ética ha pasado a ser un concepto ajustable y light de acuerdo a la situación, circunstancias y actores, donde los valores toman tonos, no solo blanco y negro, donde lo anormal se considera normal, es un riesgo dejar al solo criterio de alguien, que apenas aprende, el adecuado y ético uso de la herramienta o técnica.

Como principio básico, aclaremos que una herramienta o técnica que no considere “El bien común”, como resultado de su uso, más temprano que tarde nos hará daño a todos. Es válido tener siempre presente lo expresado por Marco Aurelio, el Emperador Romano, quien afirmó muchos siglos atrás que “Nada que no sea bueno para el panal o la colmena, tampoco es bueno para la abeja”, es solo cuestión de tiempo para que nos haga daño a todos.

Los avances en la neurociencia, en estos tiempos, representan un logro, pero también un riesgo. En otro momento, años atrás, los descubrimientos de «figura y fondo» relacionados con los principios gestálticos de la percepción, para dejar huella en el observador, fueron utilizados en muchos casos para manipular los estímulos, desviando el foco de atención y sesgando la forma en que decodificamos, interpretamos y entendemos los estímulos,  lo cual nos lleva a organizar nuestras percepciones de una manera previamente planificada por otro, quien sabe con qué oscuros fines.

El  filósofo francés y Miembro del Comité Nacional de Ética de Francia, André Comte-Sponeville, ha planteado dos geniales preguntas, las cuales deben ser adecuadamente respondidas para  lograr una sociedad basada en el bien común: 1) “¿Si quieres saber si tal o cual acción o conducta de tu parte es buena o condenable? debes preguntarte: 2) ¿Qué ocurriría sí todos se comportaran como tú?”.

El objetivo debe ser enseñar conceptos, técnicas y prácticas gerenciales y de liderazgo con su respectivo uso ético; y así como se explican sus bondades y beneficios, también deben explicarse y aclararse sus riesgos, impacto y consecuencias.  Cada día se descubren o se crean nuevos sistemas, herramientas y técnicas, aplicables a la gerencia y el liderazgo, inclusive algunos desarrollos en temas de control del cerebro y la mente humana, que podrían tener sana utilidad dependiendo de en qué manos caigan.

Los líderes deben evitar que los resultados de investigaciones y sus hallazgos, en neurociencias y otros similares tomen el camino equivocado.  Es importante tener presente que las herramientas y técnicas gerenciales y de liderazgo, a diferencia de las herramientas y técnicas de trabajo físico, tienen un impacto humano y social de dimensiones y consecuencias, muchas veces, impredecibles.

Los programas de formación profesional y técnica aportan el “hardware” del conocimiento, pero la formación en valores y ética representan el “software” que nos permitirá manejar de manera adecuada y armónica esos conocimientos y formación. Quienes somos responsables de la formación y desarrollo de gerentes y líderes, debemos tener clara conciencia acerca de los temas éticos relacionados con los conceptos, sistemas, técnicas y herramientas de gestión que enseñamos, para poder transmitir un mensaje integral y crear conciencia en nuestros discípulos y educandos.

Referencias: Wikipedia /Diccionario RAE