El líder para su efectiva gestión debe lograr armonía, balance y equilibrio entre los diferentes componentes del sistema que lidera. Miguel A. Terán

Los sistemas humanos y sociales son proclives o propensos a “recalentarse”, por la fricción excesiva o continuada, tal cual ocurre en los sistemas físicos. En éstos -los sistemas físicos- la fricción surge entre dos posiciones en contacto que se oponen en su movimiento. En los sistemas humanos y sociales esta fricción excesiva proviene de la brecha (Gap) entre las necesidades y su satisfacción. Es una realidad que las necesidades insatisfechas estimulan el surgimiento o agudizamiento de problemas, que “recalientan” el sistema y afectan su statu quo, pudiendo -eventualmente- alterar, cambiar o transformar su dinámica.

Literalmente, a diferencia del mundo físico que tiene excepciones, ninguno de los componentes de los sistemas humanos y sociales es refractario; queremos decir, que no resiste altas telidervoice-logomperaturas sin descomponerse. Efecto que puede ocurrir -casi imperceptiblemente – en el tiempo. Esa fricción continúa generará incremento en la temperatura de las partes. En el mundo físico existe la opción de lubricar para impedir el contacto directo entre las partes, disminuir la fricción directa y optimizar su movimiento. En lo humano y social podríamos considerar que existe esa opción. Donde algunas decisiones y acciones -tomadas a tiempo- sirven de lubricante al sistema humano y social, disminuyendo su riesgo de recalentamiento. Sigue leyendo

Los resultados del liderazgo enfocado en logros a corto plazo no siempre son confiables. Miguel A. Terán

La vida son procesos y los procesos requieren tiempo para consolidarse. Los entornos donde el liderazgo se ejerce -al igual que en todo entorno- son sistémicos y dinámicos; y en ellos, interactúan multiplicidad de variables, afectándose e impactándose unas a otras. Una expresión de sabiduría milenaria china nos recuerda que «El leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo», haciendo con ello referencia a que todo afecta a todo.

Si bien es cierto que hay que resolver algunas cosas inmediatas, también es cierto que el líder debe determinar y precisar el impacto de sus decisiones de emergencia, no solo en el momento prlogo-lider-voiceesente sino también en el futuro mediano y lejano. Se dice que «Muchos de los problemas de hoy son resultado de las “acertadas” decisiones del pasado».

Gran parte de las decisiones y las consiguientes acciones llegan para quedarse, porque una vez puestas en práctica no son fáciles de eliminar. El efecto del precedente es algo que al líder debe ponderar con suma cautela antes de hacer realidad alguna decisión. Sigue leyendo

El nepotismo es uno de los virus que ataca a los líderes. Miguel A. Terán

Comencemos por aclarar el concepto de Nepotismo, que podemos definirlo -tomando referencias de la web- como “La ilimitada preferencia de algunos funcionarios para dar empleos o asignar cargos a familiares y amigos, sin considerar méritos, formación ni competencias de éstos para ocupar esos cargos, solo otorgando valor a la lealtad, la relación y las alianzas”.

En sus miedos, temores y desconfianzas, muchos líderes -y la historia nos recuerda innumerables casos- logo-lider-voicehan preferido rodearse y llenar puestos de gobierno con familiares y amigos muy cercanos. Esta práctica, una vez puesta en marcha en el más alto nivel comienza a expandirse en los niveles inferiores del sistema de gobierno de la sociedad o institución.

El “virus” del nepotismo contamina en forma de cascada a todo el sistema político, de gerencia y gestión, porque los elegidos por nepotismo a su vez se rodean de otros familiares y amigos cercanos, repitiendo el sistema de escogencia, sin consideraciones a los méritos ni competencias profesionales, ya que solo se valora el irrestricto apoyo del escogido al “líder” que lo escogió y al proceso. En algunas empresas, especialmente las de corte familiar, también es común este tipo de práctica, que ha llevado a muchas a la quiebra. Sigue leyendo

El líder no debe confundir efectos con causas. Miguel A. Terán

Considero que el tema de este artículo de muchas maneras lo he tratado o mencionado en anteriores escritos y seguiré haciéndolo, ya que he notado durante años de experiencia y continúo observando esta garrafal o gigantesca falla en muchos líderes, quienes siguen enfocados en el tratamiento de los efectos o síntomas, sin reconocer la real causa, patología o enfermedad responsable de generar el problema.

El efectivo diagnóstico de un problema, al igual que el adecuado diagnóstico de una lidervoice-logoenfermedad o trastorno de salud, es condición vital y clave para determinar la prescripción y tratamiento a seguir. En otras palabras, cualquier tratamiento, medicina o remedio dirigido a resolver el problema, trastorno o enfermedad debe resultar del efectivo diagnóstico. Un deficiente o equivocado diagnóstico nos llevará a un deficiente o equivocado tratamiento.
Sigue leyendo

¿Es el líder igual a sus seguidores o sus seguidores iguales al líder? Miguel A. Terán

Ampliando el título de este artículo, podríamos preguntarnos: ¿Será el líder un ejemplo, imagen, reflejo y semejanza de sus seguidores o serán sus seguidores un ejemplo, imagen, reflejo y semejanza de su líder? ¿Quién se parece a quién?

Los líderes llegan, toman o asumen una posición de liderazgo por diferentes vías, contrataciones, promociones, votaciones o elecciones, golpes de estado, particulares circunstancias, etcétera. Y conservan esas posiciones de liderazgo a través de variadas estrategias, por resultados y logros, por votos, por presiones y manipulaciones, por apoyos, etcétera.

La historia de las sociedades, organizaciones e instituciones está llena de variados logo-lider-voiceespecímenes de liderazgo, quienes a través de su gestión han cambiado, para bien o para mal, el perfil de esas sociedades, organizaciones e instituciones. Entonces, podríamos preguntarnos ¿Procrean o engendran las sociedades, organizaciones o instituciones a sus líderes? o ¿Son los líderes quienes cambian y transforman las sociedades, organizaciones e instituciones que lideran?

Sigue leyendo

El líder debe manejar adecuadamente las expectativas de sus seguidores. Miguel A. Terán

Sin lugar a duda que el líder debe ser optimista pero nunca irrealista, debe ser soñador y de pies puestos en la tierra. Pero, sobre todo, el líder debe comprender con clara precisión las necesidades, deseos e intereses de sus seguidores, para canalizarlos y priorizarlos adecuadamente, evitando que falsas expectativas atenten contra los objetivos del proyecto y socaven el compromiso de sus seguidores.

Igualmente, el líder debe conocer todas las variables y las interrelaciones entre éstas, así como los actores involucrados, comprendiendo sus diversos roles y los intereses lidervoice-logocomunes y particulares. Cuando las necesidades han llegado a extremos, los problemas se hacen visibles a simple vista, y el desespero hace que surjan expectativas de encontrar fórmulas mágicas, que resolverán el problema, valga la redundancia, como por arte de magia. Pero definitivamente, los problemas no pueden resolverse de manera instantánea. Los problemas al surgir como resultado de procesos, con toda seguridad, requerirán procesos para revertirse o cambiar, y el insumo básico de un proceso es tiempo. Sigue leyendo