Desarrollar a seguidores y miembros del equipo es una actividad estratégica clave de un auténtico líder. Miguel A. Terán

Un individuo en posiciones de liderazgo que no gestione la atracción de líderes potenciales y no dedique recursos y esfuerzos dirigidos a desarrollar a sus seguidores y a los integrantes de sus equipos, especialmente a los actuales y nuevos líderes, está condenado a fracasar, a que fracase su proyecto o –cuando menos- estará garantizando que éste solo sea viable mientras él exista o esté al mando.

Es un hecho que las ideas, proyectos y negocios se hacen realidad de la mano de un líder, pero crecerán limitada y temporalmente o estarán condenadas a morir o desaparecer con el líder; la causa o razón -para que ello ocurra- es que ese líder no haya desarrollado nuevos líderes que dieran continuidad y consolidaran el proyecto en el tiempo.

logo-lider-voiceA muchos líderes el ego y el poder los consume de tal manera, que se apropian de todo,  no delegan ni nadie crece a su lado. “Al poder le ocurre como al árbol de nogal, no deja crecer nada bajo su sombra”, afirmó el dramaturgo, poeta y novelista español Antonio Gala.

Por el camino, este tipo de líder que no deja crecer nada a su lado perderá excelentes candidatos,  quienes podrían dar continuidad al proyecto o negocio en el tiempo; precisamente,  porque muchos se retirarán al no ver oportunidades. Otras veces, los candidatos con mayor potencial de liderazgo, son eliminados antes de formar parte del equipo, cuando al “líder” no le gusta tener “sombra”; y por tanto, no permite que se incorpore este tipo de integrante al equipo.

Ese estilo de liderazgo “One man show”, donde el líder es todo, se convierte en una trampa para el mismo líder, quien estará maniatado o “atado de manos” en cantidad de actividades rutinarias, pero que él siente y considera que “no puede delegar”, dedicándose a hacerlas, mientras las actividades que aportan un significativo valor agregado se estancan y los proyectos pierden valioso tiempo y oportunidades.

Sin duda alguna, es fácil afirmar y reconocer que fueron, son y seguirán siendo un verdadero acierto las palabras del estadounidense Tom Peters, el especialista en prácticas de gestión empresarial, cuando expresó años atrás que  “Los verdaderos líderes no crean seguidores. Ellos crean más líderes”.

Cuando vemos un líder sin sustituto, debemos reconocer que ese líder o la organización están cometiendo una grave falla que afectará la viabilidad del negocio, proyecto actividad en el tiempo. Entonces, crear los líderes que sustituirán a los líderes actuales es una inversión que debe realizar todo negocio o proyecto, no solo para lograr los objetivos sino para hacerlos viables y sustentables en el tiempo.

El desarrollo y la formación de líderes y miembros de equipo es una actividad clave para una auténtica y exitosa gestión de liderazgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s