El líder requiere comprender el impacto de su gestión no solo a corto plazo sino también a largo plazo. Miguel A. Terán

En sociedades donde se valora exageradamente la urgencia, la velocidad y los atajos; considerar el equilibrio y la paciencia como opciones de liderazgo, parecería  “Remar contra la corriente”; sin embargo, esas dos características –equilibrio y paciencia- permiten el necesario tiempo de análisis, reflexión y valoración, y son vitales para evitar que el líder tome decisiones y acciones cargadas de emocionalidad y escasa racionalidad. Continúa leyendo El líder requiere comprender el impacto de su gestión no solo a corto plazo sino también a largo plazo. Miguel A. Terán

El líder político debe garantizar el armónico funcionamiento de los sistemas político, económico y social. Miguel A. Terán

El filósofo griego Platón consideraba que “El Estado es el único capaz de armonizar y dar consistencia a las virtudes individuales”, logrando así el mayor beneficio y provecho para la sociedad en su conjunto. Para ello, el Estado debe cumplir su vital rol normativo y regulador, a fin de hacer realidad el requerido balance y equilibrio entre las partes dinámicas que lo componen.

El Estado posee la autoridad y poder público delegados por los ciudadanos, ejecutables a través de un orden jurídico-legal que permite regular y optimizar la conducta de los integrantes de la sociedad, garantizando el efectivo balance y equilibrio requerido para la convivencia armónica entre sus integrantes y partes,  en búsqueda del bien común.

Para alcanzar lo anterior –decía Platón- es necesario que lo filosófico y político  marchen juntos y que el Estado tenga un  fin moral y educativo, dirigido a garantizar la supervivencia de la sociedad y de la cultura. El líder debe esforzarse y asignar los recursos necesarios para sacar de la ignorancia a los ciudadanos, a fin de que cada uno de ellos comprenda y tome conciencia de la importancia de su rol,  desde una perspectiva holística, considerando las múltiples variables e interacciones. Que el ciudadano comprenda que su actitud, decisiones y acciones, pasivas o activas,  impactan a la sociedad en su conjunto y se le devolverán como un bumerán, para bien o para mal.

Las regulaciones y normas no deben estar basadas en controlar la “maldad” de algunos, porque “No existen hombres malos, sino ignorantes”, decía Sócrates, haciendo referencia a lo ético. Para él, “el hombre bueno no es solamente el buen hombre, sino el buen ciudadano”.  Con similar juego de palabras,  referí tiempo atrás en una reflexión que escribí para mi blog, con motivo del Día del Padre, lo expresado por un autor anónimo: “Padres buenos hay muchos; buenos padres, hay pocos. No es difícil ser un padre bueno; en cambio, no hay nada más difícil que ser un buen padre”.

El líder político –como buen padre y buen ciudadano- tiene la responsabilidad de velar por el sano balance entre los intereses y necesidades individuales y los intereses y necesidades colectivos, para lograr el efectivo y acompasado funcionamiento de los sistemas político, económico y social.

El Estado debe asegurar a través del gobierno, que es su principal instancia, la necesaria armonía entre las partes que lo conforman, la gente, el territorio, la sociedad, la política y la economía, incluyendo las relaciones con otros estados. Independientemente,  de la orientación ideológica y filosófica del líder o del liderazgo de turno, se requiere enfocar los recursos y esfuerzos para lograr el efectivo funcionamiento de las instituciones que administran, coordinan, controlan y regulan el Estado como un todo.

En resumen,  el Estado a través de su poder, recursos, instituciones y mecanismos debe garantizar como objetivo supremo el bienestar de todos y cada uno de los integrantes de la sociedad, así como la estabilidad de todos los componentes del entorno, para lo cual requerirá estimular las iniciativas individuales y colectivas,  a la vez que establece claras regulaciones y normativas para su adecuado, balanceado y óptimo uso y funcionamiento.

El líder debe conocer integralmente a los miembros de su equipo. Miguel A. Terán

En la medida que el líder conozca más profundamente los talentos, inquietudes y expectativas de sus seguidores, más podrá apoyarse en ellos para alinear esas expectativas, competencias y potencial individual con las necesidades, objetivos y retos de su gestión de líder.

El líder debe considerar a sus seguidores desde dos perspectivas: Una de ellas como recursos en el logro de los objetivos, para lo cual –el líder y su equipo de liderazgo- requiere conocer en cada uno de sus seguidores las competencias y potencial que poseen, mezclando adecuadamente las mismas dentro de los equipos de trabajo para lograr los mejores y más óptimos resultados.   Continúa leyendo El líder debe conocer integralmente a los miembros de su equipo. Miguel A. Terán

El líder político debe garantizar un efectivo diagnóstico de la situación social y económica antes de prescribir y aplicar agendas y fórmulas.   Miguel A. Terán

Un elemento clave del trabajo del líder político y su equipo debe ser el efectivo e integral diagnóstico de las necesidades, problemas y circunstancias de la sociedad, comunidad o país que debe liderarse, antes de prescribir un posible “remedio”, representado en agendas y fórmulas sociales y económicas.

Imaginemos el peligro que representaría un médico, con un remedio en mano, esperando para prescribir al primer paciente que llegue a su consultorio, independientemente del problema de salud que éste tenga. Este es el problema de las agendas políticas preconcebidas o “pre-envasadas”, por estar –generalmente- comprometidas con fines partidistas, ortodoxos, doctrinarios o fanáticos paradigmas; así como, con el “lobby” y compromiso hacia algunos actores, que pretender sacar beneficio económico al tema político. Continúa leyendo El líder político debe garantizar un efectivo diagnóstico de la situación social y económica antes de prescribir y aplicar agendas y fórmulas.   Miguel A. Terán

El líder debe conocer las múltiples variables y actores del entorno, así como las relaciones e interacciones entre éstas, como única opción para lograr una gestión de liderazgo integral. Miguel A. Terán

Una visión integral del entorno permite considerar todos sus aspectos, elementos o variables. Y una gestión integral, además de reconocer todas esas variables del entorno y los actores involucrados, también debe comprender los procesos e interacciones que se han sucedido en el tiempo; así como, considerar el impacto, presente y futuro,  de las decisiones y acciones en todos los aspectos y elementos que constituyen el entorno de gestión. Continúa leyendo El líder debe conocer las múltiples variables y actores del entorno, así como las relaciones e interacciones entre éstas, como única opción para lograr una gestión de liderazgo integral. Miguel A. Terán

Liderazgo e Información en la era de las redes sociales e internet. Miguel A. Terán + Facebook

La información que recibimos en las redes sociales e internet nos brindan un mundo de posibilidades para cambiar o modificar nuestro conocimiento y accionar sobre algún tema; sin embargo, todos debemos ser cautelosos y tomar precauciones para no convertirnos en víctimas o cómplices en la promoción de falsa información. Para aquellos quienes tienen el compromiso y la responsabilidad de liderar, y de decidir por el bienestar y futuro de otros,  recibir y escoger la adecuada y correcta información es una condición vital para la efectiva toma de decisiones y acciones.

El pasado fin de semana la organización FACEBOOK, el sitio web de servicio de redes sociales o networking social,  publicó en The Wall Street Journal, el reconocido periódico estadounidense de economía y negocios, un comunicado muy importante con Diez (10) consejos o tips para utilizar adecuadamente la información que recibimos en las redes sociales e internet.

Consideramos que todos debemos ser promotores de esta información de Facebook entre nuestros contactos reales y virtuales, para trabajar juntos en la limpieza y optimización de las redes sociales e internet. Tengamos presente que “Lo que leemos en las redes sociales e internet es nuestra decisión, pero lo que transmitimos o compartimos es nuestra responsabilidad”. Continúa leyendo Liderazgo e Información en la era de las redes sociales e internet. Miguel A. Terán + Facebook

Un auténtico líder requiere tener  conciencia y visión integral del impacto de sus decisiones y acciones en el entorno amplio y en el tiempo. Miguel A. Terán

Estimar el impacto de decisiones y acciones en el corto plazo o en el reducido entorno de alguna operación o actividad en particular parece tarea fácil. Y estamos llenos de “líderes” que han hecho y hacen eso, en el campo de los negocios y la política. Quizá allí están las raíces de algunos o muchos de los problemas organizacionales y sociales. Lo realmente complejo consiste en estimar como evolucionaran esas decisiones y acciones en el tiempo, y cómo afectaran a los diferentes actores, procesos y sistemas dentro de un más amplio entorno.

Sin duda alguna que el mundo no marcha acompasadamente, los procesos son diferentes y cada uno lleva su propio ritmo y pausas. Los procesos humanos y sociales –por ejemplo- son de lenta evolución, con largas pausas e inclusive involucionan. Otros procesos, por ejemplo, los relacionados con la tecnología van siempre hacia adelante y cada vez a mayor velocidad y sin pausa. Continúa leyendo Un auténtico líder requiere tener  conciencia y visión integral del impacto de sus decisiones y acciones en el entorno amplio y en el tiempo. Miguel A. Terán

Liderazgo de leyes o liderazgo moral. Miguel A. Terán

Un líder debe transitar por el camino legal, siempre y cuando, ello no discrepe del camino de lo moral. La razón es simple, la violación o incumplimiento de una norma moral produce un daño más profundo, extendido y permanente en la conciencia cultural y en el ADN de un individuo, grupo de individuos, comunidad o sociedad que el incumplimiento de una ley civil.

Lo lógico sería que las leyes o normas civiles tuvieran como fundamento las leyes o normas morales; sin embargo, no siempre ocurre así, ya que muchas veces las leyes o normas legales resultan de racionalizaciones, condiciones coyunturales, intereses o situaciones particulares o grupales. Continúa leyendo Liderazgo de leyes o liderazgo moral. Miguel A. Terán

Consideramos que el problema se inicia cuando podemos percibirlo, cuando ya nos afecta, negándonos a reconocer que todo comenzó mucho tiempo antes. Miguel A. Terán

No solo el líder debe comprender la afirmación del título de este artículo, es importante que todos comprendamos esa realidad. Las raíces de los problemas son necesidades insatisfechas y no resueltas. En la necesidad insatisfecha es el lugar donde encontramos el nacimiento y evolución del problema. Generalmente, vemos o percibimos el problema cuando ya es un problema, y sus consecuencias o efectos comienzan a impactarnos.

Muchas veces, lo primero que hacemos, es tratar de definir el problema tomando como referencia otro problema, lo cual conlleva el riesgo de que se nos escapen las raíces o causas que originaron el problema inicial, y a partir de allí,  podremos girar continuamente en el tiempo sobre síntomas, efectos y consecuencias, sin poder resolver lo que desconocemos.

Las inquietudes, malestares y carencias de la necesidad van evolucionando en el tiempo, llevando la necesidad a la categoría de problema, con diferentes grados de impacto, complicación y consecuencias. Continúa leyendo Consideramos que el problema se inicia cuando podemos percibirlo, cuando ya nos afecta, negándonos a reconocer que todo comenzó mucho tiempo antes. Miguel A. Terán

¿Literatura de Liderazgo o Recetarios de Cocina? Miguel A. Terán

Podríamos incluir en el título de este artículo a esos programas de liderazgo que parecen más cursos de cocina. La razón para esta analogía es que se ha desvirtuado la formación de líderes. En las emergencias y urgencias de estos tiempos, resultado del mismo inadecuado liderazgo,  se escapa lo importante. La auténtica formación de un líder es un proceso, que requiere como insumos básicos tiempo, exposición paulatina a experiencias, formación teórica y mucha reflexión sobre todo lo anterior, para que se den procesos de cambio y transformación profunda en la conciencia de ese individuo que pretendemos convertirlo en un líder.

El individuo requiere desarrollarse primero como ser humano y social, para poder ejercer un liderazgo de bienestar hacia todas las partes del sistema que deberá liderar. Pretender desarrollar en un individuo sus habilidades de liderazgo, dándole herramientas, sin considerar el previo desarrollo de sus habilidades humanas y sociales, es como enseñar a un mono a manejar una hojilla, podemos lograr que la maneje habilidosamente, pero no sabremos lo que va a hacer con ella.   Continúa leyendo ¿Literatura de Liderazgo o Recetarios de Cocina? Miguel A. Terán